Glomerulonefritis: diagnóstico

Compártelo!

Los signos y síntomas específicos de la enfermedad pueden sugerir que el paciente sufre glomerulonefritis, pero la condición a menudo sale a la luz cuando se realiza un análisis de orina de rutina y sale anormal. Las pruebas para evaluar la función renal y realizar un diagnóstico de glomerulonefritis incluyen:

  • Análisis de orina: Un análisis de orina puede mostrar glóbulos rojos y los glóbulos rojos que se proyectan en la orina, son un indicador de un posible daño a los glomérulos. Los resultados del análisis de orina también puede mostrar células blancas de la sangre, un indicador común de infección o inflamación y un aumento de proteínas, lo que puede indicar que hay daño en la nefrona. Otros indicadores, como los niveles sanguíneos elevados de creatinina o urea, son señales de alerta.
  • Los análisis de sangre: Estos pueden proporcionar información sobre el daño renal y el deterioro de los glomérulos midiendo los niveles de los productos de desecho, tales como la creatinina y el nitrógeno de urea en sangre.
  • Las pruebas de imagen: Si el médico detecta evidencia de daño, puede recomendar estudios de diagnóstico que permitan la visualización de los riñones, como un riñón de rayos X, una ecografía o una tomografía computarizada (TC).
  • Una biopsia del riñón: Este procedimiento implica el uso de una aguja especial para extraer pequeñas piezas de tejido renal para el examen microscópico para ayudar a determinar la causa de la inflamación. La biopsia renal es casi siempre necesaria para confirmar el diagnóstico de glomerulonefritis.
Compártelo!

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí